Canadá empodera a mujeres y jóvenes desfavorecidos en Sierra Morena, El Salvador


Delegación de Canadá con un grupo de niños y niñas de Sierra Morena que participan del tenis de mesa después de la escuela.


Un niño le relata a los representantes canadienses de como el apoyo de Canadá a través del proyecto, ha repercutido positivamente en su vida y su comunidad.


El Grupo de Parlamentarios y el Embajador Giroux hablan con una mujer que participa en los talleres de costura.

Canadá patrocinó una iniciativa empresarial de mujeres y un proyecto de empoderamiento juvenil para jóvenes desfavorecidos en un pueblo salvadoreño.

Delegados del Parlamento Canadiense y la Embajada de Canadá en San Salvador recorrieron ambos sitios del proyecto.

Desde agosto de 2010 a marzo de 2011, Canadá patrocinó cursos de micro emprendedurismo para mujeres en Sierra Morena que han sufrido violencia doméstica o son madres solteras. Con el apoyo del Fondo Canadiense para Iniciativas Locales (FCIL), la comunidad construyó un salón de usos múltiples y compró equipo y maquinaria para llevar a cabo varios cursos de formación empresarial para mujeres, incluyendo costura, panadería, cocina y talleres de cosmetología.

Más importante aún, estos cursos generaron 45 microempresas en la comunidad, proporcionando empleo directo a mujeres de Sierra Morena.

Su popularidad e impacto positivo inspiraron a la comunidad a tomar un segundo proyecto y se propuso un nuevo proyecto al FCIL: que los niños participen en actividades deportivas después de clases.

El proyecto, Atletas Jóvenes Previenen la Violencia, atiende a 120 niños en forma regular. Los niños oscilan entre las edades de 8 a 18 años y provienen de cuatro comunidades de Sierra Morena - una zona sobre poblada con familias de bajos y medianos ingresos, muchos de los cuales viven con escasez de agua potable, deforestación y pobreza.

El proyecto también da acceso a 60 padres y madres de familia a servicios de orientación familiar, talleres y seminarios para padres y madres, e incluso clases de aeróbicos.

Las mujeres sugirieron el uso de una parroquia local como un refugio seguro para los niños, las niñas y los jóvenes, que son propensos a los peligros que representan las pandillas o maras.

Delegados Canadienses visitaron las instalaciones de capacitación, presenciaron los programas en el trabajo, y socializaron con los participantes.

"La visita de los parlamentarios Canadienses como parte de ParlAmerica fue un acontecimiento importante para la comunidad de la Parroquia de Guadalupe. El reconocimiento internacional de su iniciativa local les ha motivado a continuar con sus esfuerzos y aumentar el impacto de sus acciones, alentando a las comunidades vecinas a iniciar sus propios proyectos", dijo el Embajador de Canadá en El Salvador, Pierre Giroux.