Empoderamiento de las mujeres y las niñas para ayudarlas a alcanzar su pleno potencial


Embajador Stuart Savage y el grupo de beneficiarias de las becas en Chizón.


Niñas en Chizón, Guatemala quienes recibieron becas.


Embajador Stuart Savage se reúne con las niñas beneficiarias de las becas.


Las niñas aprenden acerca de la importancia de recibir una educación.


Canadá trabaja con Plan International Guatemala para ayudar a las niñas a alcanzar su potencial.

Canadá contribuye a la eliminación del matrimonio temprano y forzado en Guatemala a través de la educación

Desafortunadamente, el matrimonio temprano y forzado continúa siendo una práctica común y extremadamente dañina en muchas partes del mundo, y Guatemala no es la excepción. En Guatemala más de 80 mil niñas y jóvenes fueron dadas en matrimonio entre el 2009 y el 2013 según el Instituto Nacional de Estadística. Esto quiere decir que aproximadamente 43 niñas menores de 18 contraen matrimonio cada día.

La Embajada de Canadá en Guatemala, junto con 13 organizaciones de la sociedad civil y la Embajada Británica, está abogando por la eliminación del matrimonio temprano y forzado en el país.

Matrimonio temprano y forzado en Guatemala

Esta es una práctica extremadamente dañina que amenaza el futuro y la sobrevivencia de las niñas en Guatemala y en todo el mundo. En Guatemala una de las principales causas del matrimonio temprano es la pobreza. Las niñas con frecuencia son consideradas una carga económica pues la educación secundaria no es gratuita y en ocasiones se les considera objetos de intercambio por bienes o dinero.

El marco legal actual permite que las niñas contraigan matrimonio  a los 14 años de edad y los niños a los 16. Si una niña resulta embarazada antes de los 14, puede contraer matrimonio con el consentimiento de sus padres o un guardián legal.

La Embajada de Canadá ha sostenido reuniones con congresistas en apoyo a un movimiento de organizaciones locales que buscan cambiar el marco legal del país. El cambio de las leyes de matrimonio en Guatemala es un paso importante para asegurar que las niñas puedan alcanzar su pleno potencial.

La historia de Mayra

Mayra vive con su madre, hermana y hermano en un rancho de una sola pieza con techo de lámina, en el noroccidente de Guatemala. Su pequeña vivienda está llena de humo proveniente de la estufa de leña que utilizan para cocinar. Su madre contrajo matrimonio muy joven, al igual que dos de sus tías y su hermana. Mayra parecía estar destinada a continuar con este ciclo de pobreza y violencia pues su madre, luego de haber sido abandonada por su esposo, no podía pagar para que Mayra tuviera una educación secundaria.

“Algunas veces puedo ganar algo de dinero vendiendo comida, pero en otras ocasiones no tengo nada. Me sentía sola y asustada, y me daba tristeza por Mayra, quien tiene sed de conocimientos. Sin embargo, tuve que decirle que no podía pagarle los estudios”, explica la madre de Mayra.

Cómo hacer una diferencia

Alta Verapaz, en donde vive Mayra, es una de las áreas de Guatemala con mayores índices de matrimonio temprano y forzado. Tan solo en el 2013, más de diecisiete mil niñas de Alta Verapaz contrajeron matrimonio antes de los 18 años.

La experiencia demuestra que entre más educación reciba una niña, menos probable será que contraiga matrimonio antes de los 18. Este año Canadá se asoció con Plan International Guatemala a través del Fondo Canadá para Iniciativas Locales para proveer de becas a niñas de comunidades rurales en Alta Verapaz quienes estaban en riesgo de dejar la escuela y enfrentarse a la posibilidad de un matrimonio prematuro.

Como resultado, 75 niñas han podido seguir sus estudios este año académico, y sus familiares y los líderes de sus comunidades han sido concientizados acerca de la importancia de la educación de las niñas para asegurar sus futuros y los de sus comunidades. Adicionalmente, las familias se han comprometido a apoyar la educación de sus hijas, pues deben contribuir con algunos gastos escolares durante el año académico (por ejemplo, transporte y útiles).

El Embajador de Canadá en Guatemala, Stuart Savage, visitó Chizón, una comunidad aislada en Alta Verapaz, en donde habita la mayoría de niñas beneficiarias del programa de becas. Durante esta visita, tuvo oportunidad de escuchar a algunas de estas niñas, y a otras que se habían beneficiado gracias a las becas de Plan y quienes están concluyendo su educación secundaria, mientras hablaban acerca de sus planes y sueños para el futuro – el cual no incluye un matrimonio temprano.

“Mi sueño es primero terminar la escuela secundaria y luego obtener un título en trabajo social”, dijo Mayra, quien también es beneficiaria de una beca. “Deseo ayudar a otras niñas que viven en las mismas condiciones que yo. Porque si tienes un sueño, debes luchar para conseguirlo.”


Canadá otorgó becas a estas niñas guatemaltecas para permitirles seguir sus estudios.
 

Actualización: Abril 2016, las becas proporcionadas ayudaron a las niñas a concluir su año académico

Un 97% de las niñas que recibieron apoyo de Canadá a través de becas lograron completar con éxito su año académico – un porcentaje mucho mayor que el alcanzado entre niñas que no recibieron apoyo. Estas niñas son elocuentes defensoras que comparten con sus compañeras y con los miembros de sus comunidades sus sueños para el futuro.

Canadá contribuye a una histórica victoria para las mujeres en Guatemala

Luego de más de un año de cooperación conjunta y actividades coordinadas entre la Embajada de Canadá en Guatemala y organizaciones locales e internacionales, el Congreso de Guatemala aprobó una ley importante para aumentar la edad legal para contraer matrimonio a 18 tanto para hombres como para mujeres. Esta modificación al marco legal de Guatemala representa un paso extremadamente positivo para poner fin al Matrimonio Temprano y Forzado, y una victoria histórica sin precedentes en favor de un mejor futuro para millones de jóvenes mujeres guatemaltecas.

La Embajada seguirá contribuyendo a asegurar que las niñas guatemaltecas tengan las herramientas que necesitan para hacer una contribución plena al desarrollo de sus comunidades y familias, mientras sigue sus conversaciones con las autoridades locales y municipales para asegurar el cumplimiento de la nueva legislación.