Asuntos regionales y mundiales 

HOJA INFORMATIVA

Cumbre de Líderes de América del Norte 2016

Canadienses, estadounidenses y mexicanos comparten el mismo continente y los mismos valores. Enfrentamos muchos desafíos en común y estamos mejor cuando los encaramos juntos.

En nuestra calidad de aliados en América del Norte, nuestros países tienen un interés muto en trabajar juntos para promover el desarrollo, el crecimiento económico y la seguridad, tanto en nuestro continente, como más allá de éste.

Nuestros países tendrán como objetivo en su camino convertir los valores que compartimos en esfuerzos comunes que resuelvan las cuestiones urgentes, a nivel regional y mundial. Como parte de este compromiso para aumentar la cooperación en asuntos concretos, compartimos información e identificamos prioridades conjuntas, con el objetivo de orientar nuestro compromiso con las instituciones regionales e internacionales.

Caucus de América del Norte

Canadá, México y los Estados Unidos han acordado mejorar la cooperación respecto de las prioridades regionales y mundiales, estableciendo un mecanismo de consulta que se pondrá en práctica dos veces al año. Este mecanismo apoyará las reuniones regulares de los Ministros de Relaciones Exteriores de América del Norte y otros diálogos anuales en materia de políticas multilaterales. Asimismo, fomentará la colaboración en relación con los desarrollos políticos emergentes y las preocupaciones acerca de la seguridad; también promocionará cooperación en materia de seguridad energética regional; cambio climático; asuntos ambientales; competitividad económica; y la seguridad y la salud de los ciudadanos.

Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Canadá, México y los Estados Unidos reafirman su apoyo a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, reconocen el carácter universal, integrado e indivisible de las Metas para el Desarrollo Sostenible y se comprometen a no dejar a nadie atrás. Hemos acordado trabajar juntos para apoyar la puesta en práctica plena de la Agenda 2030.

Enfrentando los desafíos en América Central y el Caribe

Canadá, México y los Estados Unidos están trabajando para responder a la inmigración irregular y para garantizar la protección y el empoderamiento de los niños y los adolescentes en El Salvador, Guatemala y Honduras. Esto incluirá enfrentar algunas de las causas fundamentales de la inmigración, tales como las oportunidades económicas limitadas, la falta de educación, la insuficiencia de los servicios de salud y la creciente inseguridad, así como la violencia causada por las pandillas. Canadá se ha comprometido a aportar $12.5 millones para ayudar a la industria agroforestal de Honduras, así como $9.5 millones para apoyar al sector agroalimentario de Nicaragua. Desde el 2008, México ha encabezado, de manera activa, el Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica, el cual se centra en la integración, la salud, la protección ambiental y la seguridad alimentaria de la región. Los Estados Unidos ha previsto destinar $750 millones de dólares estadounidenses para América Central, con el objetivo de revertir la violencia y la pobreza endémicas, tomar medidas enérgicas contra las redes criminales, la corrupción y la impunidad, fortalecer la buena gobernabilidad y el imperio de la ley, así como fomentar la prosperidad económica.

Además, los líderes reafirmaron los compromisos compartidos por América del Norte en relación con los esfuerzos en la lucha contra la corrupción y la impunidad en América Central. Con ese fin, Canadá proporcionará $5 millones a la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) y $4 millones adicionales para la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). El próximo año, Estados Unidos anticipa proporcionar $5.2 millones y $7.5 millones de dólares estadounidenses para la MACCIH y para la CICIG, respectivamente. México está contribuyendo con ayuda técnica para la MACCIH.

Canadá ha contribuido $13 millones para apoyar el desarrollo de la agricultura climáticamente inteligente en América Central. Los Estados Unidos contribuirán $4.5 millones de dólares estadounidenses y esperan proporcionar un apoyo adicional. En 2017, México también tiene previsto proporcionar fondos para apoyar proyectos de agricultura climáticamente inteligente, en particular, en el Corredor Seco Centroamericano. Canadá se ha comprometido a aportar más de $3 millones para fortalecer la resistencia del sector de salud y la gestión del riesgo de desastres en el Caribe, una región especialmente vulnerable al cambio climático y a los desastres naturales.

En la región del Caribe (y de acuerdo con la Iniciativa de Seguridad Energética del Caribe de los Estados Unidos), Canadá se ha comprometido a brindar $12.2 millones en apoyo de los esfuerzos para cambiar a fuentes de energía más sostenibles y limpias. Canadá trabajará con bancos de desarrollo regional e instituciones de microfinanzas para apoyar el sector de energía limpia. Juntos con América Central, México anunció el lanzamiento de una Comisión de Interconexión, con el objetivo de explorar las oportunidades en el comercio y la integración en el sector eléctrico. Los Estados Unidos han asignado $2 millones de dólares estadounidenses para su Hoja de Ruta y Estrategia para la Sostenibilidad Energética del Caribe.

Trabajando juntos en las Américas

Trabajando con nuestros socios y al interior de instituciones multilaterales importantes (como la Organización de Estados Americanos), Canadá, México y los Estados Unidos pueden ayudar a proteger los derechos humanos, fortalecer las instituciones democráticas y aumentar la seguridad en la región.

Canadá exhorta a Venezuela para respetar, de manera plena, los derechos fundamentales, los procesos democráticos, las libertades y el imperio de la ley, así como para que establezca las condiciones que permitan el diálogo entre el gobierno y sus ciudadanos, para que puedan encontrar un medio pacífico para resolver la cada vez más profunda crisis política y económica  y que, al mismo tiempo que se respeta la voluntad del pueblo y su derecho a emplear los mecanismos constitucionales (incluyendo el referéndum de revocación de mandato). Los líderes hacen un llamado al Poder Ejecutivo y a la Asamblea Nacional de Venezuela para que, de manera urgente, trabajen juntos, para alcanzar este fin y para garantizar que sus instituciones y procesos democráticos sean respetados con plenitud, de modo que se pueda alcanzar la reconciliación nacional, al mismo tiempo que se respeta la soberanía de Venezuela, los derechos humanos y se libera a los presos políticos.

Después de más de 50 años de conflicto interno armado, Colombia está realizando progresos importantes en el camino hacia la paz, incluyendo la reciente firma de un acuerdo de cese al fuego, el 23 de junio, con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Canadá, México y los Estados Unidos han participado en la creación de las condiciones para la paz y están listos para respaldar a Colombia en la puesta en práctica del futuro acuerdo de paz.  Junto con la Unión Europea y otros 22 países, México y Canadá se han unido a la Iniciativa Global de Desminado para Colombia, la cual es encabezada por los Estados Unidos y Noruega. Estados Unidos ha proporcionado $33 millones de dólares estadounidenses para esta iniciativa. Canadá, México y los Estados Unidos apoyan de manera decidida el mandato de la Misión Política de las Naciones Unidas en Colombia, la cual será desplegada en dicho país, con el objetivo de monitorear y verificar el cese del fuego bilateral definitivo, el cese de hostilidades y la deposición de las armas. En fechas recientes, México anunció que enviará observadores a la Misión de la ONU, tras la firma del acuerdo final de paz. Canadá apoyará las iniciativas que respondan, de manera directa, a las prioridades del Gobierno de Colombia respecto de la puesta en práctica de la paz.

Hemos seguido de cerca la crisis política en Haití y lamentamos la ausencia de un presidente elegido de manera democrática, desde el 7 de febrero de 2016. Canadá, México y los Estados Unidos exhortan a Haití a celebrar, sin mayores demoras, elecciones pacíficas, transparentes y limpias, para que el país recupere su orden constitucional.  Reconociendo que los haitianos están enfrentando enormes desafíos económicos y humanitarios y que el pueblo de Haití necesita poder confiar en líderes que sean electos y responsables, los líderes  recalcamos que los haitianos merecen que su voz sea escuchada a través de un presidente electo de manera democrática.

Apoyo para los derechos humanos universales

Canadá, México y los Estados Unidos continuarán trabajando juntos (en sus propios países, en América del Norte y en las instituciones internacionales) para promover la pluralidad, garantizar el respeto por la diversidad y apoyar los derechos humanos universales. Dado que la igualdad de género es una parte integral de este compromiso, los líderes alientan a otros miembros de la Alianza para un Futuro Igualitario (Equal Futures Partnership), para garantizar que la participación plena de las mujeres en los puestos de liderazgo y que se beneficien de la seguridad económica.

Consternados y entristecidos por los recientes hechos ocurridos en Orlando, Canadá, México y los Estados Unidos exhortan a todos los miembros de la comunidad internacional para garantizar el respeto pleno de los derechos humanos de las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales e intersexuales. Al tiempo que la celebración de Orgullo Lésbico y Gay comienzan a lo largo de América del Norte, los líderes reafirman su solidaridad con las comunidades LGBTQ2 y confirman su apoyo inequívoco para el establecimiento de un experto independiente al interior de las Naciones Unidas, encargado de prevenir la violencia y la discriminación con base en la orientación sexual y la identidad de género.

Los Estados Unidos y Canadá aumentarán la cooperación entre sus embajadas diplomáticas, con el objetivo de respaldar la despenalización del comportamiento homosexual; trabajar con las organizaciones de base LGBTQ2; y ayudar a combatir la violencia y la discriminación de individuos con base en su orientación sexual y su identidad de género.

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos desempeña un papel fundamental en la promoción y la defensa de los derechos humanos y de la dignidad de todas las personas en las Américas. Juntos, Canadá, México y los Estados Unidos proporcionan aproximadamente tres cuartas partes del presupuesto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Sin embargo, los tres líderes exhortan a otros aliados regionales para aumentar el apoyo a la CIDH, con el objetivo de garantizar que esta institución pueda mantener su independencia,  integridad y efectividad.

Empoderamiento de las mujeres y las niñas

Los tres países se han comprometido a ayudar a las adolescentes alrededor del mundo a asistir a clases y concluir con su educación, por medio de varios programas (tales como la iniciativa estadounidense Let Girls Learn! o la Alianza Mundial para la Educación).   

Las mujeres y las niñas indígenas de los tres países soportan alarmantes niveles de violencia. En octubre de 2016, los representantes de los tres países se reunirán en Washington D.C., para inaugurar el Grupo de Trabajo de América del Norte contra la Violencia en contra de las Mujeres y las Niñas Indígenas. Este grupo de trabajo tendrá a su cargo:

  • intercambiar conocimientos sobre políticas, programas y las mejores prácticas exhaustivos para prevenir y responder a la violencia contra las mujeres y las niñas indígenas, por medio del aumento del acceso a la justicia y a los servicios de salud, con un enfoque en los derechos humanos y la multiculturalidad; 
  • mejorar la cooperación para abordar los crímenes violentos contra las mujeres y las niñas indígenas, que residan en o fuera del territorio de su Tribu, Primera Nación, o grupo Indígena y reducir la trata de mujeres y niñas indígenas, a través de las fronteras de América del Norte.
  • mejorar la respuesta de los sistemas de justicia, educación y bienestar de los niños de los tres países ante la violencia en contra de las mujeres y las niñas indígenas; y
  • fortalecer la capacidad de los sistemas de salud, con el objetivo de proporcionar servicios que sean sensibles a la cultura de la víctima. 

Asimismo, las niñas enfrentan violencia sexual y de género y prácticas dañinas, tales como el matrimonio infantil, temprano y forzado (incluyendo uniones informales). Alineándose con los objetivos de la Agenda 2030 acerca de la violencia en contra de los niños,  los Estados Unidos y Canadá están colaborando por medio de la alianza Together for Girls y la nueva Alianza Global para Acabar con la Violencia en contra de los Niños. Ellos trabajarán con Guatemala, Honduras y El Salvador, en el desarrollo de un plan de acción regional para prevenir y responder a la violencia en contra de los niños.

Canadá ha destinado $32.3 millones para prevenir la migración irregular de los niños y para apoyar la protección de los niños en la región. Esto incluye $19.5 millones para apoyar la protección de los niños y la reforma del sistema penal juvenil de Honduras y $12.8 millones para prevenir la inmigración irregular de niños en América Central. Este otoño, México y los Estados Unidos también respaldarán la resolución de la Asamblea General de la ONU (la cual será presentada de manera conjunta por Canadá y Zambia) para terminar con el matrimonio infantil temprano y forzado. Se han comprometido a solicitar el apoyo de otros países, incluyendo a sus aliados en el continente americano.

Refugiados y migración

La grave situación de los refugiados y de los solicitantes de asilo es una de las principales preocupaciones humanitarias para nuestros tres países y cada uno se ha comprometido a encontrar nuevas formas de aumentar la cooperación en esta cuestión urgente. En septiembre, México y Canadá tendrán el honor de ser co-anfitriones, junto con otros aliados, de la Cumbre de Líderes sobre Refugiados, a la cual ha convocado el Presidente Obama.

En conjunto, los tres países proporcionarán un apoyo financiero de $10 millones de dólares estadounidenses, por medio de la Agencia de la ONU para los Refugiados, para aumentar el desarrollo de las capacidades para América Central, de ayudar a mejorar las condiciones y de promocionar la migración correctamente gestionada. Canadá, México y los Estados Unidos considerarán la posibilidad de otras iniciativas que mejoren  la seguridad y refuercen la integridad del sistema migratorio de cada país, incluyendo la mejora de la utilización de tecnología biométrica en las fronteras y las solicitudes de inmigración.

Cuestiones de la salud pública mundial

Desde hace mucho tiempo, Canadá, México y los Estados Unidos han reconocido las amenazas que las enfermedades crónicas e infecciosas plantean para la salud, a nivel nacional, regional y mundial y, en consecuencia, están conscientes de los beneficios de trabajar juntos para enfrentar los desafíos de salud que compartimos. 

Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria

Canadá, México y los Estados Unidos tienen una meta compartida: acabar, para el 2030, con las epidemias de SIDA, tuberculosis y malaria. Reconociendo el papel fundamental que el Fondo Mundial tiene para alcanzar esta meta, Canadá se ha comprometido a garantizar que la 5ta. Conferencia de Reposición de Recursos que se llevará a cabo en Montreal, en el mes de septiembre, resulte exitosa. Canadá se siente complacido por ser el anfitrión de este evento importante y se ha comprometido a contribuir $785 millones, durante el período 2017-2019, lo cual representa un 20 por ciento de aumento desde su última contribución.

Enfermedades infecciosas

Los líderes han reforzado su compromiso con el fortalecimiento de la seguridad de la salud de los ciudadanos de América del Norte, al continuar poniendo en práctica el Plan de América del Norte para la Influenza Aviar y Pandémica y a apalancar con éxito la colaboración intersectorial, con el objetivo de enfrentar las amenazas a la salud pública que representan las enfermedades de transmisión vectorial,  tales como dengue, chikunguya y zika.

El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) (2005) es la piedra angular de la seguridad de la salud mundial y proporciona un marco común para prevenir, proteger en contra de, controlar y proporcionar una respuesta por parte del sector de la salud pública, para enfrentar los riesgos a la salud pública que podrían tener un impacto a nivel internacional. Aprovechando compromisos previos, Canadá, México y los Estados Unidos trabajarán juntos, con la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, para apoyar la puesta en práctica del RSI en la región de las Américas, al continuar proporcionando la ayuda técnica de expertos, con el objetivo de fortalecer y mantener las capacidades principales del RSI y avanzar la planificación de los países, con vista a las Evaluaciones Externas Conjuntas (JEE, por sus siglas en inglés). En su papel de líderes en este esfuerzo en las Américas, los Estados Unidos y Canadá se han comprometido a someterse ellos mismos a las JEE y a apoyar a la Alianza para las Evaluaciones de los Países en materia de Seguridad de la Salud Mundial y la Puesta en Práctica del Reglamento Sanitario Internacional. En fechas recientes, los Estados Unidos completaron sus propias JEE y tienen la intención de hacer públicos los resultados en GHSAgenda.org. Canadá planea llevar a cabo su JEE en 2018.
 
Obesidad infantil y vida sana

Canadá, México y los Estados Unidos enfrentan una epidemia de obesidad infantil. Los líderes acordaron continuar con los esfuerzos trilaterales para prevenir la obesidad infantil y promover un estilo de vida sano.

Asuntos cibernéticos internacionales

Canadá, México y los Estados Unidos afirman la importancia de una internet abierta, interoperable, resistente y segura, apuntalada por un modelo de una internet gobernada por múltiples partes interesadas, en interés de la prosperidad, la seguridad y el compromiso colectivos con la democracia y los derechos humanos. Los líderes enfatizaron que todos deberían disfrutar de los mismos derechos humanos en línea y fuera de ésta. Los tres países se comprometen a continuar con el trabajo del Grupo Trilateral de Expertos Cibernéticos, el cual es encabezado por los ministros de relaciones exteriores y cuyo objetivo es fortalecer la cooperación en línea y esperan con interés el Foro para la Gobernanza de Internet y la Conferencia Meridian sobre la Protección de la Infraestructura Crítica, de la cual México será anfitrión en el 2016.

Los Estados Unidos y Canadá apoyan el Convenio sobre la Ciberdelincuencia de Budapest y consideran que se trata del mejor instrumento para enfrentar los delitos cibernéticos a nivel internacional. Los dos países se han comprometido a mejorar la colaboración cibernética, por medio de esfuerzos para el desarrollo de capacidades. En este aspecto, los Estados Unidos y Canadá se han aliado en una iniciativa para fortalecer la participación regional en una Red 24/7 del G7, la cual conecta los puntos de contacto de las policías nacionales en la batalla contra los delitos informáticos. Ambos países trabajarán juntos para fomentar la concientización de la seguridad cibernética a nivel mundial, por medio de la coordinación de nuestras actividades nacionales, incluyendo la campaña canadiense Get Cyber Safe, la Coalición Stop. Think. Connect y el Global Forum on Cyber Expertise.
Los tres países se han comprometido a promover la estabilidad en el ciberespacio, con base en la posibilidad de aplicar las leyes internacionales, las normas voluntarias del comportamiento responsable de los Estados en tiempo de paz y las medidas prácticas para establecer la confianza entre los Estados. Los líderes afirmaron que, durante el tiempo de paz, ningún país deberá interferir con la infraestructura cibernética de otros países, en particular, cuando los servicios de información públicos o confidenciales se ven afectados. Asimismo, afirmaron que los Estados deberían apoyarse los unos a los otros para mitigar las actividades cibernéticas maliciosas que surjan de sus respectivos territorios, Canadá, México y los Estados Unidos trabajarán juntos, en el Grupo de Expertos Gubernamentales de la ONU (2016/2017), el G20 y la Organización de los Estados Americanos (OEA), para apoyar estos objetivos.

Gobierno abierto y transparente

El mundo es testigo de una transformación mundial, alimentada por el deseo de los ciudadanos de comprender mejor de qué manera sus gobiernos toman decisiones y desarrollan políticas. Este movimiento mundial hacia un gobierno abierto  es primordial para fomentar el imperio de la ley, reducir la corrupción y promover el desarrollo de instituciones públicas efectivas que rinden cuentas. Los tres países colaborarán para fomentar los principios reflejados en la Open Data Charter internacional: que la información estará abierta por defecto, de manera oportuna y exhaustiva, accesible y utilizable, comparable e interoperable, como directrices para fortalecer el poder de la información del gobierno abierto, con el objetivo de mejorar la gobernanza, el compromiso ciudadano y el desarrollo incluyente y la innovación. En su calidad de miembros de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés), Canadá, México y los Estados Unidos continuarán fomentando los principios de apertura, transparencia y responsabilidad alrededor del mundo y continuarán garantizando que la OGP sirva como una herramienta más sólida para generar resultados a nivel local, promoviendo el acceso a la justicia y fortaleciendo la rendición de cuentas por parte del gobierno, en los países miembros de la OGP en el continente americano.

Footer

Fecha de la última modificación:
2016-07-05