Mi experiencia viviendo y trabajando en Canadá con Experiencia Internacional Canadá


Cristina Chávez cumplió su sueño de vivir y trabajar en Vancouver gracias al programa Experiencia Internacional Canadá.


Cristina disfrutó mucho de los deportes de invierno, como el patinaje sobre hielo, durante su estadía en Canadá.


Una de las actividades favoritas de Cristina mientras vivió y trabajó en Canadá fue aprender a practicar el snowboarding.


Cristina vio la nieve por primera vez durante su participación en el programa EIC que la llevó a vivir, trabajar y viajar en Canadá.

Cristina Chávez es una joven ingeniera costarricense quien vivió y trabajó en la hermosa ciudad de Vancouver gracias al programa de vacaciones y trabajo Experiencia Internacional Canadá, un acuerdo bilateral entre los gobiernos de Costa Rica y Canadá que permite a los jóvenes costarricenses de 18 a 35 años obtener una valiosa experiencia laboral internacional en un país bilingüe, viajar por Canadá mientras trabajan, o simplemente hacer una pasantía en el extranjero. Cristina nos cuenta su experiencia antes, durante y después de cumplir su sueño de viajar y trabajar en Canadá.

Canadá siempre fue uno de los países al cual siempre quise visitar, pero no solo de vacaciones, era mi sueño poder vivir la cultura y mejorar el idioma inglés, por lo que la posibilidad de ser parte del programa experiencia internacional era una excelente oportunidad.

El primer paso fue imprimir los requisitos y formularios que se encuentran en la página de la embajada para posteriormente ir completando los requerimientos, dentro de la información se encuentra una lista de organizaciones reconocidas las cuales dan orientación antes y durante el viaje; por lo que en mi caso opte por aplicar por medio una de estas organizaciones.

Listos los documentos, fue aproximadamente un mes cuando recibí la mejor noticia: ¡había sido aceptada en el programa! Fueron horas y adquirí mi boleto. En ese momento empezaron los preparativos para el viaje y lo más difícil las despedidas de familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Con anterioridad al viaje realice contactos de Costarricenses que viven en Vancouver, los cuales me dieron muchísimos consejos antes de irme y nos quedamos de reunir en cuanto estuviera allá; y así fue, por medio de ellos conseguí apartamento y empecé a conocer la cuidad; nada como el calor tico para sentirse como en familia. 

Una vez en Vancouver ya no hay paso para los nervios, todo es nuevo, inclusive cosas cotidianas como pedir un café, ir al supermercado, lavar ropa, tomar el tren o buses, ver gente diferente,  hablar por teléfono y empezar cada día en un lugar nuevo lejos de mi entorno habitual. Al inicio la experiencia de interactuar en otro idioma con otras culturas es una experiencia difícil en cuanto a la comunicación pero al pasar los días se vuelve sumamente enriquecedora.

El proceso de adaptación fue bastante rápido, en Vancouver viven personas de todo el mundo que han pasado por procesos similares, por lo que me hicieron sentir como en casa. Algo a destacar de Canadá es la educación de las personas, normas de cortesía así como las reglas en cuanto al transporte público se refieren; son cosas totalmente nuevas que en nuestra cultura no se practican.       

Después de un mes conseguí mi empleo el cual era una empresa canadiense, al inicio el contrato fue por la temporada navideña por lo que el volumen de trabajo era grande. Los primeros días eran desgastantes porque mis compañeros eran de diferentes nacionalidades; acostumbrarse a nuevos acentos y pronunciaciones fue un gran reto. Día a día eran palabras nuevas que poco a poco fueron siendo cotidianas. Sumamente importante destacar la comprensión y paciencia que me tuvieron para conmigo desde el inicio.

Mi experiencia laboral fue sumamente enriquecedora no solo por el idioma sin no porque tuve la oportunidad de participar en programas  de voluntariado, ampliar mis conocimientos profesionales y habilidades (licencia de montacargas y cursos de primeros auxilios) gracias al apoyo de la empresa. Posterior a la temporada navideña gracias a mi esfuerzo me dieron la oportunidad de continuar laborando en la compañía hasta mi regreso a Costa Rica.

Vivir las estaciones y los diferentes cambios de clima que esto implica, adaptarme y disfrutarlo fue increíble. Cuando llegue a Vancouver era época de verano, soleado, caluroso y muchas actividades por disfrutar (baile, playa, conciertos, competencias pirotécnicas, desfiles, BBQ, festivales, ect). Luego vino el otoño, puede decirse bellísimo, ver los colores de los árboles, las hojas cayendo en las calle y inicio del frío, comprar bufandas y gorritos para la época; totalmente novedoso porque Costa Rica es de clima tropical.

Con la llegada del invierno y el frio, los días se vuelven más cortos, amanece a las 8am. y obscurece a las 4m. el paisaje de las montañas empieza a cambiar y se torna blanco. En las mañanas el zacate se ve congelado y los arboles sin hojas. Las celebraciones tales como el día de acción de gracias y navidad son para compartir en familia con la cena tradicional del pavo. Para estas actividades generalmente compartíamos los Ticos juntos siempre como en familia. Mi mamá me visito en diciembre y compartimos el año nuevo juntas, fuimos a Whistler un paseo totalmente diferente porque el lugar es mágico, las góndolas, las gente esquiando y la temperatura a -5 grados.

La primera vez que vi nevar… no lo podía asimilar de momento, es impresionante y a la vez hipnotizante, levantarse en la mañana y ver las calles, los arboles, los carros, las casas; todo cubierto de blanco solo da ganas de salir a jugar en la nieve. Fuimos a hacer varias veces snowboarding otra experiencia que definitivamente quisiera repetir, es un poco doloroso al principio por las caídas y los golpes, pero cuando  logre levantarme de la tabla y bajar la montaña, ahí todo el esfuerzo valió la pena. En invierno al igual que en verano hay muchas actividades por hacer, patinar en hielo, desfiles de invierno, caminatas en la nieve, por lo que el tiempo se pasa volando.

Por otra parte los restaurantes y la comida también era totalmente nuevo, en Costa Rica estaba acostumbrada a los platos típicos, en Vancouver hay restaurantes de todas partes del mundo por lo que fue nuevo para mí, por ejemplo: el Sushi, comida Griega (deliciosa), India, Vietnamita, China, etc. Todo es muy variado y exquisito.

Ahora de vuelta a Costa Rica; contar mis vivencias, ver las fotografías y conversar con mis amigos que se encuentran en Canadá, todo me llena de nostalgia y expectativas de volver. Definitivamente recomiendo aplicar por el programa y vivir esta experiencia la cual es sumamente enriquecedora, ahora trato día a día de aplicar todas las cosas positivas y buenas que aprendí allá; sin duda este año allá disfrute y trate de tomar el máximo provecho de cada momento.

Mis recomendaciones antes de partir es estar dispuesto a salir de la rutina, llevar en mente las metas y el objetivo del viaje, disfrutar muchísimo desde el inicio, vivir cada momento al máximo y no tener miedo. Es un país bellísimo, con gente muy linda y con grandes oportunidades para crecer por lo que sin duda con una actitud positiva es fácil y rápido adaptarse.

Recomiendo a todos los jóvenes costarricenses interesados en descubrir otra cultura y a sí mismos que aprovechen la oportunidad que ofrece EIC.

Cristina Chávez, Noviembre 2014

El Programa Experiencia Internacional Canadá, EIC, permite a los ciudadanos de Costa Rica entre los 18 y 35 años de edad:

  • permanecer en Canadá por un periodo de hasta un año;
  • trabajar legalmente en Canadá;
  • vivir la experiencia de conocer otra cultura.

Para más información sobre EIC y detalles sobre el proceso de aplicación visita: http://www.canadainternational.gc.ca/costa_rica/experience_canada_experience/index.aspx?lang=spa