Declaración de los líderes del G7 sobre Venezuela

23 de mayo de 2018 – Ottawa, Ontario

«Nosotros, los líderes del G7, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido, los Estados Unidos de América y la Unión Europea, rechazamos unánimemente el proceso electoral que condujo a las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 en Venezuela.

Las normas internacionales reconocidas no se respetaron y las garantías fundamentales necesarias para el desarrollo de un proceso inclusivo, justo y democrático no se garantizaron.

Esta elección y su resultado carecen de legitimidad y credibilidad. Por lo tanto, denunciamos las elecciones presidenciales de Venezuela y su resultado,  puesto que  no representan la voluntad democrática de los ciudadanos venezolanos. El gobierno venezolano ha perdido la oportunidad de realizar  de forma urgente una rectificación política.

Mientras que el régimen de Nicolás Maduro está reforzando su control autoritario, la población venezolana continúa siendo objeto de violaciones de derechos humanos y sufriendo graves privaciones, las que provocan un aumento en el desplazamiento, el que conlleva repercusiones para los países de la región. .

Nos solidarizamos con el pueblo de Venezuela y hacemos un llamado al régimen de Maduro a  restaurar  la democracia constitucional en Venezuela,  y así garantizar la celebración de elecciones libres y justas que realmente reflejen la voluntad democrática del pueblo, a  liberar inmediatamente a todos los presos políticos, a  restaurar  la autoridad de la Asamblea Nacional y a  permitir  el acceso pleno, seguro y sin obstáculos  de los trabajadores humanitarios.

Mantenemos nuestro compromiso de promover una solución pacífica, negociada y democrática a la crisis en Venezuela y de apoyar a la población venezolana a través de la asistencia humanitaria.»